• LA nueva mirada
Lunes, 03 Junio 2019

En España se presentó "Abogacía futura 2020"

Informe de la Abogacía sobre las nuevas áreas de negocios en la profesión.

Fuente: Noticias jurídicas http://noticias.juridicas.com/actualidad/noticias/13962-informe-de-la-abogacia-sobre-nuevas-areas-de-negocio-en-la-profesion/

El Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) presentó el jueves 9 de mayo su informe "Abogacía futura 2020: Áreas de negocio". El informe, elaborado por el Consejo con la colaboración de Braintrust y editado y publicado por Wolters Kluwer que facilitará su difusión y conocimiento entre los profesionales del Derecho, analiza las transformaciones que está experimentando el sector legal e identifica los nuevos nichos de negocio que están surgiendo en la profesión a raíz de estos cambios. "Se trata de un informe que presenta no solo los retos, sino también las oportunidades de negocio que la tecnología ofrece a los abogados", indicó Cristina Sancho, directora de comunicación de Wolters Kluwer, que destacó además el desafío que supone realizar un estudio sobre las tendencias de un ámbito tan desconocido como es el futuro.

Por su parte, Eduardo Íscar, decano del Ilustre Colegio de Abogados de Salamanca y Consejero del CGAE señaló que "en un momento en el que los nichos de trabajo tradicionales dan muestras de cansancio y agotamiento, tenemos que abrir nuevas expectativas". Asimismo, insistió en que debe ser un tema que se aborde con rapidez y eficiencia desde los despachos: "es evidente que tarde o temprano todos los abogados vamos a enfrentarnos a esta transformación", aseveró.

Para la realización del estudio, que ha contado con la colaboración de más de 50 entidades, "primero se identificaron las principales áreas tecnológicas que ejercen una influencia mayor sobre el sector jurídico", explicó José Luis López Ruiz, socio fundador de la consultora Braintrust. Así, el informe se apoya en seis ejes principales: el blockchain, inteligencia artificial, internet de las cosas (internet of things), impresión 3D, innovaciones médicas y realidad virtual y aumentada. Asimismo, López Ruiz puntualizó que el informe no solo analiza el impacto de cada una de estas divisiones sobre la abogacía, sino también su necesidad de regulación, la accesibilidad en pequeños y medianos despachos y el estado de desarrollo de cada una de estas tecnologías en el ámbito de la comercialización.

'Blockchain'
En el ámbito del blockchain, cada vez son más las empresas que están explorando nuevas oportunidades. Concretamente, los smart contracts son una de las aplicaciones que tendrán un mayor impacto en los despachos, ya que permitirán a los letrados asesorar sobre su uso, vigilar que se elaboran conforme a la ley o, incluso, programarlos. Por otro lado, las criptomonedas, otra de las variaciones que aplica la tecnología blockchain, generarán nuevas áreas de negocio en los bufetes al permitir asesoramiento sobre sus aplicaciones, riesgos o la posibilidad de blanqueo.

En esta línea, el informe apunta que tanto la identidad digital como los registros públicos y privados también generarán oportunidades a los despachos, ya que podrán actuar como facilitadores entre estas tecnologías y los clientes.

Inteligencia artificial
La inteligencia artificial (IA) es otro de los grandes campos de transformación de la abogacía, debido principalmente a su amplio rango de uso y aplicación. Así, los bufetes podrán posicionarse como expertos en robots, sistemas autónomos o drones, asesorando sobre su uso y los potenciales riesgos que puedan derivarse de su utilización. No obstante, el informe destaca que el aspecto que actualmente ejerce una mayor influencia es el uso de la IA en la justicia, usada como herramienta para evaluar situaciones o incluso, como así lo señala el informe, dictaminar sentencias. De aquí se desprende un fuerte componente ético, por lo que la abogacía deberá asesorar y evaluar el uso de estos métodos.

Los chatbots son otro de los elementos tecnológicos que se implementarán en los despachos, modificando la forma de trabajo de los letrados. Así, el estudio señala que pueden actuar de "consejeros baratos", respondiendo a las dudas más sencillas de los clientes incluso fuera del horario de oficina. No deben verse como una amenaza o como un potencial competidor, sino como asistentes especializados y muy eficaces a la hora de agilizar las tareas de estudio de los casos y como una forma diferente de acceder al conocimiento.

Impresión 3D
A medida que la tecnología madura, las empresas en casi todos los sectores y algunas administraciones están explorando cómo encontrar nuevas oportunidades de aplicación de la impresión 3D. Las posibilidades son infinitas: desde prótesis médicas hasta productos como auriculares adaptados a las orejas de los clientes. La abogacía, por tanto, podrá ser la impulsora de una regulación que abarque este campo tecnológico, especializándose, por un lado, en la responsabilidad civil que se puede derivar por un fallo en un objeto imprimible; y, por el otro, en los derechos de propiedad intelectual de los elementos impresos en 3D.
    
Objetos conectados
Los objetos conectados (o Internet of things) son dispositivos dotados de un equipamiento digital que les permite conectarse a la red, entre sí o con otros elementos tecnológicos. Pueden recopilar una gran cantidad de información y la analizan constantemente. En este sentido, el principal papel de los despachos girará en torno a garantizar la privacidad y confidencialidad de los datos, así como a impulsar la creación de una normativa que regule este campo, convirtiéndose en expertos de la protección de los derechos digitales de los usuarios.

Realidad virtual
Las tecnologías de realidad virtual y aumentada todavía están en sus inicios, a causa de la baja penetración en el mundo de los consumidores y, por ende, de las empresas. Sin embargo, las amplias aplicaciones que ofrece esta herramienta hacen vislumbrar un gran potencial de cambio. Por ello, los bufetes podrán especializarse en la responsabilidad civil por daños y perjuicios derivada de un mal uso o fallos de estas tecnologías. Asimismo, deberán salir en defensa de la confidencialidad de la información personal y de la gestión de la propiedad intelectual.

Innovaciones médicas
La medicina es sin duda el que más nichos de negocio ofrece a los despachos. Las innovaciones en este campo van desde implantes de órganos fabricados por impresión 3D (actualmente en fase experimental) hasta tecnologías que corrigen los defectos genéticos en embriones humanos, y se está estudiando su aplicación en pacientes con cáncer de pulmón y otros tumores. Todas estas novedades producirán un significativo impacto sobre la privacidad de los datos, entre otras cosas, por lo que las firmas jurídicas deberán velar por la protección de la esfera personal de los individuos. Además, los abogados podrán especializarse en reclamaciones por errores médicos derivados de diagnósticos y tratamientos automatizados, así como en identificar los nuevos actores implicados en la medicina y definir sus responsabilidades legales y derechos.

2019 #seamoselcolegio